Ser Hermana Hospitalaria

Hermanas Hospitalarias

Hermanas y colaboradores seglares llevamos a cabo la Misión Hospitalaria en 27 países del mundo

La vocación hospitalaria es respuesta a la llamada de Dios, para seguir a Jesús y continuar en la Iglesia y en el mundo su acción misericordiosa a favor de las personas enfermas, especialmente de las que padecen sufrimiento o limitación psíquica y que son “verdadero rostro de Cristo”.

DSC_7140 p

Si quieres tener mayor conocimiento de nuestra Congregación:

Con las jóvenes que creen haber recibido nuestra misma vocación se debe iniciar un proceso de discernimiento, primordialmente por medio de la oración, la escucha de la Palabra de Dios y el diálogo fraterno.

La formación en la vida religiosa tiene como fin orientar y capacitar para la entrega definitiva a Dios a las jóvenes que se sienten llamadas a seguir a Jesucristo en la vida religioso-hospitalaria.

Las etapas que gradualmente conducen a esta meta son:

  • Postulantado, etapa en la que se continúa el proceso de discernimiento vocacional.
  • Noviciado, periodo privilegiado de formación que termina en la profesión.
  • Juniorado, tiempo en el que se continúa la formación y termina con la profesión perpetua. La formación les ayuda a entrar progresivamente en el espíritu del Instituto.
Compartir esta página: