SÍNDROME DE ASPERGER: UN ABORDAJE DESDE NUESTRA RESIDENCIA ACAMÁN ARONA

Hermanas Hospitalarias

Hoy, Día Internacional del Síndrome del Asperger, nos hemos sentado con Natalia González, psicóloga del recurso residencial de Hermanas Hospitalarias Acamán ubicado en el municipio de Arona, al sur de Tenerife, en el cual se atienden de forma integral a personas con discapacidad intelectual y trastorno de conducta asociado, para hablarnos del síndrome y sobre cómo se trabaja con uno de sus usuarios diagnosticado. 

Para ponernos un poco en situación, podemos decir que el Síndrome de Asperger forma parte de los Trastornos del Espectro Autista (TEA). Es un trastorno del neurodesarrollo; el cerebro de la persona con Síndrome de Asperger funciona de manera diferente a la habitual, especialmente en la comunicación e interacción social y en la adaptación flexible a las demandas diarias.  

Comparte las características nucleares del autismo. La persona con Síndrome de Asperger tiene dificultades en la comunicación social y en la flexibilidad de pensamiento y comportamiento. Sin embargo, tiene un lenguaje fluido y una capacidad intelectual media e incluso superior a la media de la población. 

Al acercarnos a nuestra Residencia para hablar con su psicóloga, ella nos explica la importancia de una detección prematura del síndrome, puesto que, “de esta forma se consigue facilitar a la persona diagnosticada de las herramientas necesarias para que su experiencia vital sea lo más óptima posible”, así como “para evitar el acoso escolar- más conocido como bullying- en edades tempranas”. 

En nuestra Residencia Acamán Arona contamos con una persona diagnosticada de Asperger”, asegura la profesional, quien también resalta que “pese a que el síndrome pertenece a los TEA, se suele diferenciar de estos en cuanto a que las personas con Asperger presentan un lenguaje rico y variado”. 

En esta línea, también ha apuntado que “las personas diagnosticadas con este síndrome, que se presenta como una alteración neurobiológica, reflejan dificultades a la hora de interactuar con la sociedad y falta de empatía”. Además, la profesional ha añadido que “cuentan con una alta capacidad de memoria”. 

Durante la entrevista, vemos como la intervención psicológica con el usuario se basa en su reestructuración cognitiva, trabajando aspectos como la tolerancia y la frustración, así como la canalización de emociones. 

Síndrome de Asperger

Es importante acercarnos a ellos y ellas con una comunicación asertiva, ya que, de esta forma, conseguimos potenciar sus habilidades sociales y el establecimiento de límites”, ha apuntado durante la intervención. 

Al terminar esta, la profesional quiso destacar que “Hermanas Hospitalarias Acamán tiene un compromiso firme hacia las personas con Síndrome de Asperger y sus familias, garantizando que, desde todos sus recursos, se trabaja de forma integral con el fin de que estas personas puedan desarrollar su proyecto de vida en las mejores condiciones posibles”. 

Compartir esta página: