EL SÍ DEFINITIVO DE NUESTRA HERMANA MARÍA NGUYễN THI LUA (VIETNAM)

Hermanas Hospitalarias

Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20) Él lo llena todo con su presencia invisible, y donde vayas te estará esperando. Porque El no sólo vino, sino viene y seguirá viniendo cada día para invitarte a caminar hacia un horizonte siempre nuevo. Christus Vivit 125. Ayer, día de la festividad de la Asunción, celebramos en Ciempozuelos la Ceremonia de la Profesión perpetua, el sí definitivo de nuestra hermana María Nguyễn Thi Lua (Vietnam).

Este Sí definitivo a la hospitalidad confirma la vocación de servicio de nuestra Hermana María en su nueva etapa del camino, un camino lleno de amor al prójimo, un camino en el que dar pan al hambriento, agua al sediento, posada al peregrino, ropa al desnudo. Como bien dijo el padre Ramón García en su homilía, el Señor no espera de ella que sea la mejor enfermera, sino una gran esposa de Cristo, llevando por el mundo un corazón Samaritano en servicio a los demás.

María vivió este momento acompañada de la superiora provincial, Matilde Porras y rodeada de las hermanas de comunidad, hermanas de otras congregaciones, hermanos de San Juan de Dios, amigos, usuarios del centro, voluntarios…

Damos gracias a Dios por su sí y por la semilla de la hospitalidad que hoy sigue floreciendo de forma especial en nuestras comunidades de Vietnam.

Dios hoy sigue llamando… a nuevas vocaciones en la Congregación Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús.

Compartir esta página: