CONSTITUCIONES, PROCESO DE RENOVACIÓN QUE ES PROCESO DE REVITALIZACIÓN

Hermanas Hospitalarias

Desde el mes de abril de 2019 y, dentro del proceso de revitalización de la Congregación al que nos anima el documento del XXI Capítulo general de la Congregación “Practicad la hospitalidad”, las Hermanas Hospitalarias estamos realizando un camino de revisión de nuestras Constituciones. El objetivo es que nos animen con más fuerza para nuestra vida y misión en el hoy de la historia. Este proceso se convierte en un itinerario espiritual y no meramente técnico. Deseamos entrar más a fondo en el don vocacional de nuestra vida consagrada hospitalaria, en su misión profética. Vamos a dar aquí algunos puntos para compartir con todos los que lo deseen cómo lo estamos haciendo y los pasos que seguiremos.

Las Constituciones y la objetivación de un carisma

El carisma de una Congregación es un acontecimiento del Espíritu Santo en la Iglesia y en el mundo y por lo tanto desborda cualquier intento de identificarlo sin más con un texto escrito. Las Constituciones a la luz de la teología del Vaticano II, presentan la modalidad de vivir a Cristo y su Evangelio en un grupo de convocados por el mismo Jesús para llevar a cabo su misma vida y misión en la Historia.

Son la objetivación de un carisma colocado en el tiempo histórico. Por eso son renovadas y enriquecidas cada cierto tiempo, para ser fieles a la vida en el Espíritu.  Cada tiempo ha enfatizado más una dimensión: la evangélica, la jurídica, la ética. El carisma en abstracto, sin gestos, sin cultura, sin expresiones, sin experiencias y sin concreciones no existe.

Las variaciones son fruto del prisma con el que se aborda la vida y misión del Instituto, que no depende sólo de la sensibilidad del Fundador sino del contexto cultural y de las indicaciones eclesiales de los diferentes momentos históricos.  La temporalidad es un factor clave a la hora de comprender el “modo” de un texto, que por la vida que encierra y que lo desborda será susceptible de otros modos de abordaje. No es igual que nos presentemos ante la regla de una Orden mendicante del siglo XIII, que ante las Constituciones de una Orden del siglo XVII o ante las de una Congregación nacida en el final del siglo XIX y principios del XX, como es nuestro caso.

Las primeras Constituciones de nuestra Congregación las escribió nuestro Padre fundador, San Benito Menni en el año 1882 y fueron aprobadas por el Cardenal Moreno, que regía la diócesis de Toledo y le correspondía la población de Ciempozuelos.

La aprobación definitiva de las Constituciones por parte de la Santa Sede tuvo lugar el 16 de marzo de 1908.  Es a partir del Concilio Vaticano II que se inicia la renovación nuevamente del texto y el 1969 se elaboran unas Constituciones “ad experimentum” con las propuestas conciliares. En 1983 se aprueban las Constituciones renovadas. En 1995 se introdujeron algunos cambios adaptativos y en 2019 se inicia la Revisión total del texto. Este proceso es dirigido por el gobierno general y participan todas las Hermanas de la Congregación.

Revisión de nuestras Constituciones, el Proceso a seguir

Conscientes de que la vida es lo primero y de ella brota un texto que la recoge, la sistematiza y la ofrece. En momento de la historia diferente, en un nuevo contexto eclesial y congregacional, con nuevas profundizaciones en el magisterio y a nivel de patrimonio espiritual y en un contexto de pluralidad y globalización, la Congregación ha visto conveniente hacer una revisión del texto Constitucional que conlleve un proceso espiritual al mismo tiempo.

El gobierno general es el principal responsable del proceso y con él colabora una comisión presidida por sor Leontine Ngo Mbok, consejera general. Sor Conchita Ochotorena participa en esta comisión por parte de la Provincia de España.

El esquema de trabajo abarca tres años. El primer año se trabajan en todas las comunidades de la Congregación 12 temas estructurales de las Constituciones: Espiritualidad, Vocación, Consagración, castidad evangélica, pobreza, obediencia, oración, vida fraterna, comunidad evangelizadora, formación, gobierno y administración. Cada tema viene presentado con una primera parte iluminativa desde la perspectiva bíblico-teológica, desde el patrimonio espiritual y desde el Magisterio actual. Profundizado y compartido el contenido y sus luces se pasa a una segunda parte de cuestionamiento personal y comunitario sobre el tema. Esto se comparte. En la tercera parte cada Hermana y luego en grupo se trabaja sobre la parte correspondiente al tema en las Constituciones y se hacen las aportaciones que se creen convenientes y necesarias para un mayor enriquecimiento y para potenciar la vida. Esto va acompañado de la oración comunitaria y la meditación de los temas en el Retiro mensual, también se incluye un momento lúdico y festivo dentro del proceso. Cada mes se realiza todo el proceso de uno de los temas, repartiendo por semanas cada paso del mismo: Iluminación, discernimiento y oración, propuestas y fiesta comunitaria.

Este trabajo de cada comunidad se recoge en cada provincia de la Congregación y se envía a Roma para su estudio y posterior elaboración, con la asesoría de expertos en Vida religiosa, derecho canónico, etc.

En una segunda fase se introducirá todo y se elaborará un texto que vuelve a las comunidades, más tarde con la redacción definitiva se presenta al Capítulo General especial, que hace sus aportaciones y enmiendas. Finalmente con el trabajo definitivo se presenta a la Santa Sede para su aprobación.

Relacionado con las Constituciones existe otro documento, de tipo más organizativo y funcional, que baja a los aspectos concretos, se llama Directorio. Su rango es inferior a las Constituciones y no necesita la aprobación de la Santa Sede, su aprobación y los cambios en el mismo los aprueba el Capítulo general. Este documento sigue otro proceso diverso y se abordará después.

Compartiendo experiencias y camino

Compartimos aquí la experiencia que están viviendo las comunidades de San Miguel de Madrid y la de Benito Menni de Valladolid.

Y a todos os invitamos a compartir nuestra búsqueda y el deseo de ir caminando según el proyecto del Señor en hospitalidad. Muchas gracias.

Os dejamos aquí una ampliación de ésta información para todo aquel que quiera conocer más en profundidad un tema tan importante para nosotros como es éste proceso de renovación de nuestras constituciones.

 

Compartir esta página: