Sensibilidad por los excluidos

La práctica de la hospitalidad supone o despierta y, en todo caso, incluye y alimenta la empatía con el que sufre y está necesitado. Nuestra Hospitalidad expresa una sensibilidad especial hacia las personas que tienen alteradas o disminuidas sus potencialidades psico-físicas.

El descubrimiento de su existencia nos conmueve y el encuentro con ellas educa nuestra mirada, nos introduce en la compasión   y nos promueve a la solidaridad. Su causa es nuestra causa en un mundo que todavía estigmatiza este padecimiento de alta vulnerabilidad y con múltiple exclusión.

Desde esta sensibilidad positiva, proactiva y creativa, estamos atentos al análisis crítico de la situación que viven estas personas en los distintos pueblos y contextos socioculturales; y descubrimos sus necesidades, y las de sus familias. Estas necesidades, a veces, están ocultas de forma distinta según culturas y, otras veces, están relegadas a las últimas posiciones en las preocupaciones colectivas de la ciudadanía.

Trabajamos en concienciar a la sociedad y a sus instituciones a fin de que asuman su responsabilidad social con esta problemática. Defendemos los derechos de dichas personas y ofrecemos las respuestas mejores posibles a sus demandas. Más aún, nuestra Obra es un compromiso social para que la asistencia llegue hasta aquellos que estén más marginados, olvidados y empobrecidos.