III ENCUENTRO DE COORDINADORES Y AGENTES LOCALES DE PASTORAL, ATENCIÓN ESPIRITUAL RELIGIOSA

Bajo el lema “Siempre alegres en el servicio a Jesús” los días 14 y 15 de junio se celebró en la Casa Provincial de Madrid el III Encuentro de coordinadores y agentes de pastoral de la Provincia de España. Unas Jornadas en las que participaron integrantes de 22 centros de Hermanas Hospitalarias España donde se compartieron los caminos realizados, a nivel local y provincial, y seguimos profundizando a la luz del evangelio en el carisma de la Hospitalidad.

Unas Jornadas donde hubo tiempos y espacios para volver a conectar con lo esencial de nuestra labor asistencial. Los participantes tuvieron momentos para conocerse, para sentirse parte de la Provincia y crecer en interioridad personal y comunitaria. Cada centro presentó una acción relevante dentro de su labor de pastoral, a través de posters, se presentaron estas iniciativas de tal forma que se atisbaron posibles sinergias y se tomó conciencia de toda la riqueza pastoral.

Se hizo más amplio el “nosotros” que pronunciamos desde nuestra acción pastoral. La hospitalidad es extensiva e inclusiva. Se constató que en cada centro se hacen esfuerzos notables, no sólo por favorecer una buena acogida, sino sobre todo para cuidar y celebrar la vida con aquellas personas que atendemos. De ahí que la hospitalidad de nuestra pastoral va permeando y dejando sus huellas en la vida de muchas personas: atendidas, colaboradores o voluntarios principalmente.  

Por último, se profundizó en la realidad provincial reflexionando sobre tres puntos de nuestra acción pastoral: ¿Qué queremos potenciar? ¿Qué queremos dejar? ¿Qué queremos crear? Un trabajo que iluminará los pasos de los próximos años en pastoral.

Agradecer desde aquí a la comisión Provincial de Pastoral la preparación y conducción del encuentro y a todos los que vinieron desde distintos puntos de España. Y especialmente a todos cuantos con su vida y entrega día a día, aquellos que no estaban presente y que testimonian con sus vidas la misericordia, la compasión y la ternura de Dios en el mundo del sufrimiento. A todos gracias.

 

¡Comparte!