EL HOSPITAL SAGRAT COR DE MARTORELL CELEBRA LA VI JORNADA DEL ÁREA INFANTOJUVENIL

La sexta edición de la Jornada del Área Infantojuvenil del Hospital Sagrat Cor de Hermanas Hospitalarias, titulada ‘Cuando la normalidad es el problema: la psicopatologización de la infancia y la adolescencia’, tuvo lugar en el Centro Cultural de Martorell. Un encuentro que reunió a expertos en la materia con el objetivo de reflexionar y alertar sobre el sobrediagnóstico psiquiátrico en la infancia y la adolescencia.

Cada vez afloran más categorías diagnósticas que clasifican la diferencia y el malestar, de forma que el concepto de salud se hace cada vez más estrecho y limitado, y se tildan de patológicos problemas que antes no se consideraban médicos”, explicó Roger Ballescà, psicólogo del Hospital. “La rabia, el aburrimiento, la timidez o el luto, entre muchos otros, son contrariedades normales en la infancia y la adolescencia que no tienen que tener necesariamente una explicación patológica”.

Otro de los temas tratados durante la Jornada fue la responsabilidad de los profesionales. En esta línea, los expertos reunidos en la Jornada pusieron de relieve la responsabilidad de los profesionales del ámbito de la salud mental a la hora de hacer interpretaciones excesivamente laxas en el diagnóstico de los trastornos de conducta, así como la necesidad de que primero se intente intervenir en el entorno del niño, analizando su ámbito relacional. “Si nos centramos únicamente en el niño o el joven, olvidamos gran parte del problema, que suele estar relacionado con factores externos, y convertimos el niño en patológico, con las consecuencias que esto comporta”, aseguró Roger Ballescà.

Por este motivo, durante la Jornada también se reflexionó sobre las repercusiones que la psicopatologización tiene en la infancia y la adolescencia en términos de etiquetado y de “profecía que tiende a su cumplimiento”. “Si diagnosticamos un trastorno de déficit de atención sin analizar los factores externos que pueden estar causando el problema, estamos quitando al niño y su entorno la responsabilidad de solucionarlo y, con toda probabilidad, éste acabe desarrollando finalmente alguna problemática”, explicó el psicólogo del Hospital Sagrat Cor de Hermanas Hospitalarias.

El papel de la familia y la escuela fue otro de los temas centrales del encuentro, así como el concepto de “desresponsabilización social”. En este sentido, los expertos señalaron que la familia tiene que tener un papel activo en la educación de los hijos y una participación más explícita en la escuela. “A veces, los padres buscan una explicación patológica porque ésta es la tendencia social actual, la atribución externa de los problemas”, explicó Ballescà. “Pero que un niño presente problemas de aprendizaje en la escuela en medio de un proceso de divorcio puede ser completamente normal”.

Por su parte, Segundo Moyano, educador social, doctor en Pedagogía y director del Grado de Educador Social de la UOC, aseguró que existe una cierta tendencia a situar la explicación del trabajo educativo bajo parámetros psi, proponiendo algunas aproximaciones que acaban teniendo como único camino pedagógico a recorrer el marcado por un diagnóstico psicológico. “Del mismo modo y de forma paralela, asistimos a una proliferación continua de dificultades importantes a la hora de elaborar conceptos educativos, desde el propio discurso pedagógico, para tratar las situaciones prácticas en entornos educativos”, añadió.

En la misma línea, Maribel Blázquez y Mònica Castro, referentes de Atención Inclusiva (RAI) de los servicios territoriales del Baix Llobregat, señalaron que la escuela tiene que intervenir en el entorno que acoge el niño y no sólo en el sujeto como núcleo origen de la situación, “dejando atrás la visión rehabilitadora e incidiendo en las condiciones que favorezcan el estar, el participar y el aprender”.

Por último, la Jornada también puso de relieve la falta de recursos y necesidad de coordinación. En este sentido, se hizo referencia a la carencia de activación -o carencia de existencia- de determinados recursos comunitarios y de acciones preventivas, así como a los problemas de coordinación entre dispositivos de la red sociosanitaria y de protección.

Por todo los temas tratados, y el alto nivel de participación, los organizadores del encuentro se encuentran muy satisfechos, ya que el Hospital Sagrat Cor de Hermanas Hosptialarias de Martorell se ha convertido, un año más, en un referente del debate centrado en el área Infantojuvenil.  

¡Comparte!